24- KASINO ROYALE

Este fin de semana, el sábado concretamente, estuve en el Casino Kursaal. Y todo lo que me habían contado era cierto, no es solamente un casino. No, no es solo un sitio donde puedes creerte un pez gordo cambiando 20 euros en fichas, pedirte un Hennessy ‘on the rocks’ y ver como algún pobre diablo pierde los ahorros de la universidad de su hijo mientras vuelve a llamar a su mujer, diciéndole que la cena de empresa se está alargando, pero que llegará a casa en cuanto se acabe. Y tampoco es Chinatown, pese a la cantidad de asiáticos que suele haber por ahí. Es mucho más que todo esto. Pero hay que saber a que piso ir, esa es la clave. Al entrar, y pese a lo atractivo que pueda parecer perder mucho dinero en poco tiempo, no debes subir al piso de arriba, porque no volverás a bajar, al menos con la misma cantidad de verdes y de dignidad con la que subiste. El secreto esta en el piso de abajo, donde se encuentra la mejor discoteca de Donosti. Nada mas cruzar la puerta (no cobran entrada) tuvimos la primera sorpresa, ya que no sabíamos que el Inserso, además de económicos viajes, organizase este tipo de eventos. La segunda sorpresa me llegó al pedirme un Jack Daniel’s con Pepsi, al probarlo me pareció estar bebiendo enjuague bucal. Le pedí explicaciones a la camarera y me dijo que lo sentía mucho, que, por costumbre, a los ancianos, pidan lo que pidan, se les saca una bebida proteica con nutrientes y vitaminas, para evitar cualquier susto, ya que los desfallecimientos suelen ser habituales. La chica me cambió la copa y ningún problema. Mis amigos y yo nos lo estábamos pasando en grande. Es una discoteca que te ofrece mucho. La edad de la gente que esta ahí genera temas muy curiosos de conversación. Decidir si aquella cuadrilla de mujeres esta ahí porque es una despedida de soltera o porque han tenido funeral de una ellas, si la rubia platino que anda perreando por la pista es todavía una milf o ya es una granny, si el ojo de aquel tipo es de cristal o no, etc. Todo muy bonito y especial. Hacia las cinco, un tipo de edad muy avanzada empezó a moverse de forma muy frenética y la gente, pensando que el hombre estaba recordando viejos tiempos, le hizo un corro. Sonaba el potentísimo ‘Dont Stop Till You Get Enough’ de Michael Jackson y el tipo parecía sincronizar sus pasos con el tempo de la canción. La gente lo estaba dando todo. Pastillitas azules, olor a viejo y mucho descontrol. Dos minutos después el tipo se cayó al suelo. El personal sanitario que apareció al rato nos corto el rollo y nos acabamos yendo. Pero nos fuimos muy felices a casa. Felices y tranquilos. Antes de conocer ese lugar tenía algo de miedo a envejecer, miedo a envejecer solo. Ahora creo que se puede estar toda la vida igual, igual de bien. No importa que ya tengas 50 o 60 años, podrás seguir haciendo lo mismo. Podrás ir al casino los viernes y los sábados, tomarte unos chupitos de aguardiente y darlo todo hasta que amanezca. Lo repito, no es solo un casino. Es un lugar donde las viejas glorias dejan de ser viejas por un rato. Un lugar para románticos. Si cualquier tiempo pasado fue mejor, habrá que intentar repetirlo. ¿No?

Post Data: No me llames Lola, llámame Dolores.