20- REDENCIÓN

Hace poco, estando con las amigas de mi novia, tuve la oportunidad de presenciar una conversación donde cada una de ellas comentaba que cosas eran las mas valiosas en su vida. Una de ellas dijo, sin dudarlo, que la familia era lo más importante en el mundo. Otra comento que las amistades, otra dijo que la pareja, etc. Lo curioso fue que todas, incluyendo mi novia, se quedaron mudas cuando una de ellas dijo que el perdón era lo más importante en este mundo. Todas se sorprendieron ya que, al parecer, la que lo dijo no era propensa a hacer putadas ni maldades, si no todo lo contrario, destacaba por ser una buenísima persona incapaz de hacer daño a una mosca. Las amigas, sorprendidas de que pudiera ser lo que remordía su conciencia, le preguntaron a ver que había hecho. Entre lágrimas dijo que le daba mucha vergüenza contarlo y ahí se acabó la conversación. Nadie dijo nada.

Resulta que, aunque ella ni se acordaba, yo ya conocía a esa chica. Estuvo a punto de volverme loco. Hace unos tres años, un viernes noche, se acercó a mi, muy perjudicada por el alcohol, y me dijo que hacia tiempo que le gustaba, que le atraía muchísimo. Me dijo que quería llevarme a su casa y que quería empezar a salir conmigo. Que le veía futuro a lo nuestro. Todo aquello me sorprendió bastante ya que hubiera jurado que nunca nos habíamos visto anteriormente. Ocurrió que sus palabras y sus promesas hicieron muy bien su trabajo y ese día acabamos en su casa. Pese a mis veinte llamadas diarias, no supe nada de ella hasta tres fines de semana después, que la volví a ver en el mismo bar y con los mismos grados de alcohol en sangre que la última vez. Cuando le pregunte a ver que estaba pasando, que por que no respondía a mis llamadas, respondió que tuvo en una fase de dudas pero que sus sentimientos estaban claros. Me dijo que me quería. Esas palabras tan biensonantes volvieron a meterse en mi cabeza y volví a ver su cara bañada por los primeros rayos del sol. Naturalmente, volvió a pasar de mí, anulándome citas a última hora y diciéndome que se iba fuera cuando no era verdad. Decidí pasar de ella pero no pude. La historia se repitió durante muchos meses. Yo le dejaba utilizarme y ella lo hacia. Solo quedábamos para follar. Nunca tomamos un café, ni dimos un paseo, ni un viaje. Nada. Paso tantas veces que, involuntariamente, acabé muy pillado. Se lo conté y definitivamente la perdí. La seguí viendo de vez en cuando, vendiendo amor a diferentes tipos en los bares de la parte vieja. Ese era su juego. Todo valía con tal de echar un polvo.

Curiosamente, la ahora amiga de mi novia, si se acordaba de mí y días después me llamó. Me pidió perdón por todo lo que me hizo. Me dijo que se arrepentía mucho de haberse aprovechado de mí. No me quedó más remedio que aceptar sus disculpas y desearle lo mejor. Me dijo que a veces es complicado darse cuenta que echar un polvo es cosa de dos. Que no significa lo mismo para las dos personas. Que mientras tú estas esperando que se vista, que se vaya y no volverle a ver en mucho tiempo, él esta pensando en tomar un helado contigo esa misma tarde y en tu regalo de cumpleaños. Y que por muy caliente que estés, un ‘me gustas mucho’, un ‘quiero conocerte’ o un ‘hacia mucho que no sentía esto por nadie’ son frases demasiado bonitas como para regalarlas por un polvo de quince minutos que no va a significar nada. Me dijo que es mejor guardarlas, que si no pierden valor. Una persona no debería pensar que es especial para alguien cuando el único objetivo de ese alguien es follar. No es necesario tener que vender nada por un poco de sexo. Yo le dije que si somos egoístas para todo lo demás, esto no debería ser una excepción.

Post Data: Las segundas oportunidades suelen ser las últimas.